Quién, cómo y por cuánto se trabaja

Desde los años ochenta las empresas han ido exigiendo la “flexibilización de la mano de obra” y la legislación en el Estado ha ido dirigida a facilitar la existencia de contratos “más flexibles”, es decir de tipo temporal y en precario. En consecuencia los contratos en precario han aumentado mucho, provocando que la proporción de trabajadores que tienen contratos estables disminuya sustancialmente. La tasa de temporalidad de los contratos en el Estado está en torno al 30%, lo que sitúa al Estado español a la cabeza de la UE en lo que se refiere a empleo precario, con un porcentaje mucho mayor que el de la mayoría de los otros países de la UE, cuya media de contratos de duración determinada (temporales) es del 12,03%. Según un estudio global sobre las Perspectivas de Empleo de la OCDE, el Estado español es el país con más empleo precario de la OCDE.

El efecto de la crisis en el mercado de trabajo

El mercado de trabajo asalariado es un ámbito clave del sistema capitalista ya que en él los propietarios de los recursos productivos y financieros movilizan la fuerza de trabajo y la población en edad de trabajar ofrece su única mercancía disponible: la mano de obra. A pesar de que para denominar este ámbito se emplee de forma corriente el concepto “mercado”, que hace referencia a un intercambio entre partes que se suelen considerar libres e iguales, el mercado laboral en realidad hace referencia a una relación social central de un modelo de sociedad marcado por la desigualdad, la explotación y el dominio.

Informe 03: Del pleno empleo a la plena precariedad

Estudio sobre el mercado de trabajo, que refleja la realidad de la situación laboral del estado español, incluyendo un marco teórico-contextual sobre las relaciones laborales a principio del S.XXI.

El informe describe la política de empleo en España desde los años setenta, analizando la evolución del empleo, el paro y la precariedad. También analiza la reforma laboral de 2006.