Elementos fundamentales para entender como funciona el capitalismo y su evolución histórica

El marco de la crisis económica

La crisis que estamos sufriendo actualmente ha provocado una gran alarma social. Se puede decir que todo el mundo está preocupado por esta crisis, ya que sus consecuencias se están haciendo notar con fuerza y se teme que sean todavía más negativas en el inmediato futuro. De aquí que la misma suscite un gran interés, para ver si es posible saber cuáles son sus causas y, también, durante cuánto tiempo y cómo nos va a afectar.

Pero las crisis son fenómenos habituales en el capitalismo. Unas son más graves e intensas que otras, pero las crisis son sucesos recurrentes en el sistema capitalista de organización económica y social. Esta crisis ni es la primera ni será la última. Si consideramos que el sistema capitalista se establece ya de una forma estable a lo largo del siglo XIX (1800-1900), aparecen crisis económicas ya desde el principio de dicho siglo. En el siglo XX hay crisis en 1918 y, sobre todo, en 1929 se inicia la gran crisis económica, la mayor conocida hasta ahora. Después de la II Guerra Mundial (1940-1944) hay un periodo de crecimiento (1945-1975), que es el más largo que ha existido sin crisis hasta ahora, pero en los años 1970s, cuando muchos analistas creían que ya se habían eliminado las crisis para siempre, surge con fuerza de nuevo la crisis. Es decir, en el capitalismo las crisis son inevitables.

Entre otras muchas crisis de menor importancia, en la historia del capitalismo se pueden distinguir tres grandes crisis. Cada una de ellas marca el final de una gran etapa y las medidas adoptadas para salir de cada una de estas crisis definen la fase siguiente del capitalismo:

  • La primera, conocida como la Gran Depresión (1873-1896) fue la primera crisis importante del capitalismo. Marca el final de la fase inicial del capitalismo caracterizada por un capitalismo naciente de pequeñas empresas y libre competencia —etapa del capitalismo de competencia— y la construcción de mercados nacionales. La superación de esta crisis estuvo ligada a la expansión del capitalismo hacia el exterior. Fue la etapa del imperialismo y la colonización del resto del mundo por parte de las potencias europeas, la aparición de las grandes empresas y una creciente importancia de las finanzas y la internacionalización de la economía.
  • La segunda, también denominada la Gran Depresión (1929-1939) fue más intensa que la primera. Esta nueva etapa imperialista tropezó con la primera guerra mundial y se acabó definitivamente con la crisis de la bolsa en 1929 y la Gran Depresión que duró hasta 1939. Esta es la crisis más importante de la historia del capitalismo (hasta ahora), tanto por su intensidad como por su duración. Hasta tal punto que el pensamiento económico mayoritario entendió que el mercado por sí solo no podía evitar las crisis y que para salir de ellas era necesario que el Estado interviniese en la economía, para reactivar la demanda y el empleo. Es el pensamiento denominado keynesianismo y que, después de la II guerra mundial, junto con el establecimiento de programas sociales (lo que más adelante se conocerá con el nombre de Estado del Bienestar) caracterizará la fase del sistema económico capitalista hasta la crisis de 1970. Este es un periodo en que se amplia y expande el número de grandes empresas que comienzan a operar en todo el mundo, el periodo de capitalismo monopolista.
  • La tercera, denominada la crisis de los setenta, se inicia alrededor de 1966, se consolida en los años setenta, y las economías se recuperan en los años 1980, según los países. Es esta crisis la que da inicio a la fase actual del capitalismo, el capitalismo mundial que algunos denominan globalización. Es la última gran crisis hasta la actual.

Desde esta última gran crisis ha habido una sucesión de crisis: 1995, 1997, 2001, y ahora la que comenzó en 2007 y no sabemos cuanto durará. Parece que esta última va a ser de mayor intensidad que todas las anteriores desde 1929. Así que no tratamos de nada nuevo, sino de una característica frecuente en el sistema capitalista. Es importante entender como surgen las crisis, porque van a estar con nosotros mientras dure el capitalismo.

Cuando hablamos de crisis tenemos que considerar también su alcance geográfico.

Las crisis no abarcan por igual a todos los países y, sobre todo, no afectan a todos de la misma manera. La mayoría de lo que se han considerado crisis hasta hace pocos años eran fenómenos que surgían en los países ricos (Estados Unidos y los que hoy son la Unión Europea), les afectaban muy intensamente y aquejaban después en consecuencia a todos los países, pero en general con menor intensidad. No es hasta la crisis de los setenta, cuando las economías estaban ya muy internacionalizadas, que las crisis se hacían sentir también con fuerza en los países empobrecidos. Especialmente de 1982 en adelante, la llamada ‘crisis de la deuda externa’ tuvo su origen y afectó principalmente a los países de América Latina y algunos de Asia y África. En 1995 y 1997 afectó a Rusia, México y los países emergentes del sureste asiático, y ahora, aunque la crisis se ha originado de nuevo en Estados Unidos, vuelve a expandirse por todos los países. La globalización facilita la expansión de la crisis y la hace mundial. Hay que añadir, además, que hay muchos países tan pobres que no necesitan que haya crisis para vivir siempre en la miseria, sino que sobreviven en una especie de crisis permanente, aunque no la llamen de esta manera.

A veces se utiliza también la palabra crisis para referirse a fenómenos más parciales.

Se habla de crisis de bolsa, cuando se produce una caída importante de los valores cotizados en bolsa; de crisis bancarias cuando los bancos son incapaces de devolver los depósitos a los ciudadanos; de crisis monetarias cuando los países se quedan sin divisas para poder pagar las transacciones internacionales; de crisis financieras cuando una crisis bursátil, bancaria o monetaria afecta a todo el sector financiero; de crisis económicas cuando la crisis afecta a lo que se denomina la “economía real”, es decir, aquellas empresas que producen bienes y servicios; etc. En función, además, del alcance y la profundidad de la crisis podemos hablar también de crisis sectoriales, cuando la crisis afecta a un sector determinado; crisis de ámbito nacional, cuando afecta al conjunto de la economía de un país; crisis regionales, cuando esta afecta a un conjunto de países de una misma área económica; o crisis globales, cuando estas afectan al conjunto de la economía global. Pero en general cuando se alude a una crisis económica se está haciendo referencia a un fenómeno general que afecta todos los aspectos de la economía de un área, que en la actualidad es la economía mundial.

La crisis no es nada nuevo en el capitalismo. De hecho ha habido crisis desde los inicios del capitalismo. Las ha habido más importantes y más duraderas, que han afectado al conjunto de la economía mundial, como por ejemplo la crisis de 1929 o la de los años setenta del S.XX y otras con un impacto más local y más breve como las crisis de México en 1994 o del sudeste asiático en 1997.

Las crisis tienen caracteres esencialmente iguales, pero sus causas inmediatas y sus manifestaciones son siempre distintas. Cada crisis aparece asociada a ciertos aspectos de la economía y la sociedad que conjuntamente hacen que éstas surjan. No se puede señalar una sola causa de ninguna crisis, sino que en cada una de ellas pueden identificarse unos elementos claves de la aparición de la misma, superponiéndose varios componentes distintos. En la crisis actual los componentes más importantes se puede decir que son la estrategia económica neoliberal desde los años ochenta que ha supuesto el deterioro de los salarios, más la crisis inmobiliaria y la crisis financiera, que conjuntamente han generado la crisis económica en la que estamos inmersos. Además, como elementos menores se pueden mencionar los precios del petróleo y los precios de los alimentos, que han colaborado también en hacer la crisis más acusada, pero no son elementos básicos de origen de la misma.

Crisis económicas han existido siempre —la población padecía miseria o se moría de hambre por falta de alimentos— pero habitualmente sus causas eran debidas a la naturaleza; malas cosechas o catástrofes naturales, o bien a medidas tomadas por los gobernantes como guerras, grandes derroches y dictaduras en las que éstos absorbían en su beneficio la riqueza de la comunidad. Se pueden considerar crisis causadas por elementos externos a la economía. Pero las crisis del capitalismo son distintas, son crisis que surgen por la propia marcha de la economía, crisis internas, endógenas al sistema, inevitables para el mismo. Por ello, para poder entender las crisis hay que repasar brevemente que es el capitalismo y como opera éste en siglo XXI.

RECUADRO 1: Un poco de precisión terminológica.
En los últimos meses termas como crisis, recesión, desaceleración, etc., se han hecho habituales en el día a día, tanto de los medios de comunicación como de las conversaciones de la gente. Qué quiere decir esto que estamos en crisis? Es lo mismo una crisis que una recesión?

Desaceleración:
se refiere a un proceso de disminución del ritmo de crecimiento del PIB. No obstante continúa produciéndose crecimiento económico.
Estancamiento:
situación en la cual no se produce crecimiento del PIB o se produce un crecimiento muy pequeño. A menudo se usa también el término crecimiento cero.
Recesión:
es quizás el concepto más técnico. Se considera que una economía está en recesión cuando durante dos trimestres consecutivos presenta cifras de crecimiento del PIB negativas, es decir, que disminuye el PIB.
Depresión:
se habla de depresión como un periodo prolongado de recesión o de estancamiento económico. Es decir, un largo periodo de tiempo en el cual no se produce crecimiento económico.
Crisis:
ya se ha señalado que se puede utilizar en muchos contextos distintos. El diccionario define crisis como el estado de un asunto o proceso cuando está en entredicho su continuidad, modificación o paro. Extrapolando esta definición al ámbito económico podríamos establecer un primer borrador de definición de crisis como una situación en la cual se produce una interrupción de los flujos económicos y del funcionamiento general del sistema capitalista.

Aunque a menudo estas palabras se utilicen indistintamente hay que tener cuidado pues corresponden a conceptos distintos. Es importante darse cuenta que excepto el termino crisis todo el resto hace referencia al PIB y al crecimiento económico. Por este motivo, nosotros utilizaremos el concepto de crisis, más genérico y más amplio que no sólo hace referencia al PIB y al crecimiento económico sino que nos sirve para referirnos a toda una diversidad de situaciones adversas en las que se puede encontrar el sistema capitalista y de las cuales el estancamiento o la disminución del PIB es solo un reflejo más.

(algunos) Elementos esenciales para entender el capitalismo)

Necesidades y trabajo, el ciclo del capital, producción y circulación

Es sabido que el sistema por el que actualmente se organizan económica y socialmente nuestras sociedades es el capitalismo. Las formas de organización social han ido cambiando en la historia y el capitalismo es un sistema relativamente joven. Los historiadores no coinciden en el periodo en que se inicio, pero aquí podemos considerar que empezó lentamente en los años 1700s, para consolidarse en los años 1800s y convertirse en dominante en el siglo XX. Es decir que tiene entre poco más de tres siglos, mientras que la Edad Media, por ejemplo, duro entre siete y ocho siglos. A continuación vamos a revisar algunos elementos esenciales de la organización económica de las sociedades en el capitalismo

De las necesidades al mercado

Uno de los principales objetivos de cualquier sociedad, y también de la sociedad capitalista, es sobrevivir, reproducirse en el tiempo. Para hacerlo es necesario satisfacer las necesidades de los miembros que la componen y de la colectividad. Las necesidades pueden ser de muchos tipos (fisiológicas, materiales, afectivas, etc.) y varían en cada sociedad y a lo largo del tiempo. Tienen un fuerte componente social. Es decir, no es lo mismo reproducir una sociedad cazadorarecolectora, que una sociedad feudal, o que una sociedad capitalista actual.

En el marco del sistema capitalista la obtención de los elementos que devienen satisfactores de las necesidades no es directa ni está asegurada. Así por ejemplo, el hecho que una persona tenga la necesidad de alimentarse no presupone que la sociedad capitalista le proporcione los alimentos necesarios para cubrir esta necesidad, o el que una persona tenga la necesidad de disponer de un vivienda para protegerse de los elementos y desarrollar un espacio de sociabilidad propio no significa, bajo ningún concepto, que el capitalismo le proporcionará una vivienda a todo aquel que lo necesite. En el capitalismo, la mayoría de los productos que satisfacen nuestras necesidades, se obtienen a través del mercado, es decir a través de comprarlos por medio de dinero.

Aunque existe un importante abanico de necesidades extremadamente importantes (por ejemplo, las vinculadas a los afectos o los cuidados) que a menudo se cubren en el ámbito familiar o comunitario y no parece que entran directamente en la organización económica, son también afectadas por ella y en las sociedades actuales cada vez es más evidente la mercantilización creciente de la cobertura de estas necesidades.

A fin de acceder al mercado es necesario tener algo con lo que intercambiar; en los mercados modernos, generalmente dinero. ¿De dónde sale ese dinero necesario para acceder al mercado? Esencialmente hay dos vías. Por un lado, una pequeña parte de la población dispone, ya de entrada, de dinero que les permite acceder directamente al mercado. Sin embargo, la riqueza de esta parte de la población generalmente no está materializada sólo en dinero sino que además son propietarios del capital, de los medios de producción, (por eso la llamaremos clase capitalista). Por otra parte, la inmensa mayoría de la población no tiene dinero y con el fin de conseguirlo se verá obligada a vender la única cosa que posee, su fuerza de trabajo, a cambio de un salario pasando por el mercado laboral. Con este salario, podrá acceder al mercado y adquirir aquellos bienes y servicios necesarios para satisfacer sus necesidades. Si no dispone de un trabajo que le proporcione los ingresos necesarios, no podrá comprar los productos que le permitan satisfacer sus necesidades.

El funcionamiento de la sociedad capitalista

Gráfico 1. El funcionamiento de la sociedad capitalista

En la sociedad capitalista es fundamental que la parte de la población útil para el proceso productivo pueda cubrir sus necesidades básicas, ya que así se asegura la reproducción permanente de la fuerza de trabajo. En este sentido, además de las estrictas necesidades materiales, todas aquellas esferas, de ocio, cuidado, etc., que sirven para mejorar la condición física y psicológica de los trabajadores y trabajadoras o que los ayudan a convertirse en seres integrados en la dinámica productiva y cultural capitalista (educación, comunicación, etc.) se convierten en indispensables para la reposición en condiciones aptas para la reproducción de la fuerza de trabajo.

Por otra parte, es necesario que los trabajadores tengan que comprar los productos necesarios para su sobrevivencia para que la producción que se obtiene en las fábricas encuentre un mercado. ¿Quién compraría las mercancías producidas si no? El consumo cubre las necesidades de sobrevivencia (reproducción) de los trabajadores y las necesidades de reproducción (venta de los productos) del sistema productivo.

Podemos resumir diciendo que a pesar que todas las personas tengamos necesidades que cubrir, la satisfacción de las mismas está vinculada a la posesión del dinero necesario para poder comprar en el mercado los elementos necesarios para ello; con el fin de conseguir dicho dinero se verá obligada a pasar por el mercado laboral vendiendo la única cosa que posee, su fuerza de trabajo, a cambio de un salario.

La centralidad del mercado de trabajo en la sociedad capitalista

Como hemos dicho, para la gran mayoría de la población no propietaria de los medios de producción, el único mecanismo existente para sobrevivir, o sea, de poder obtener el dinero necesario para poder ir al mercado a buscar los satisfactores de sus necesidades, es vender su fuerza de trabajo. Para la mayoría de las personas, nuestras posibilidades de existencia pasan por el hecho de ponernos en venta en el mercado laboral, convirtiéndonos en un individuo-mercancía deseable para algún empresario. Si esto se produce, el empresario en cuestión estará dispuesto a pagar un sueldo, bajo el compromiso que nosotros dediquemos una cierta cantidad de horas de nuestro tiempo y de nuestras aptitudes a producir bajo sus órdenes, en el marco de sus empresas. Este intercambio de la fuerza de trabajo entre los trabajadores y el empresario es la relación social esencial del capitalismo, se convierte en uno de los elementos centrales del sistema capitalista, dado que será en el proceso productivo donde se producirá efectivamente el proceso de explotación del trabajo en manos del capital, tal y como se analizará posteriormente. Por lo tanto, una característica fundamental del sistema capitalista es la gran división que se establece en el conjunto de la población entre los propietarios de los medios de producción y los que no poseen dicha propiedad.

Llegados a este punto, lo que tenemos es que la vía exitosa de inserción social, que el capitalismo programa para la población no propietaria, pasa por que las personas se conviertan en una mercancía deseable por parte de los empresarios. Si este proceso se realiza de forma positiva la obtención del salario permitirá poder consumir en el mercado y obtener aquello que se considere necesario para vivir. Debemos tener muy presente que de todas nuestras cualidades, aptitudes y características, las únicas relevantes para el capitalismo serán aquellas que le permitan desarrollar los diferentes procesos productivos. Por tanto, considerar, tal y como se hace en el marco de la sociedad capitalista, el mercado de trabajo como la única vía de inserción social, pasa por consagrar esta instrumentalización de las personas. En la práctica esta forma de inserción social en el proceso productivo, supone la mutilación efectiva de las diferentes aptitudes y capacidades humanas potenciando sólo aquellas aptas para continuar asegurando la reproducción del modo de producción capitalista en sus distintas vertientes.

Por diferentes motivos, ya sea por razones del mercado de trabajo, organización social o causas psicosomáticas, existe un importante número de personas entre la población no-propietaria de capital que no podrán vender su fuerza de trabajo, que no podrán, por tanto, transformarse en mercancía tal y como presupone su condición potencial. Así pues, una parte importante de las personas queda excluida del aparato productivo y se produce por tanto su marginación de la producción. Como consecuencia de esta marginación primera se produce una segunda marginación que es la que se deriva de la imposibilidad de estas personas de poder participar de la esfera del consumo dado que no han tenido la “suerte” de convertirse en una mercancía deseada por parte de algún empresario y por lo tanto no reciben ningún salario derivado del proceso productivo. En el pasado la población marginada de la esfera productiva, se componía habitualmente de aquellos grupos sociales, cuya fuerza de trabajo no estaba en disposición de responder a las exigencias del intercambio que la regla de la competencia capitalista imponía en el mercado : “amas de casa”, personas mayores, niños y jóvenes, incapacitados, disminuidos, enfermos, parados, etc., eran personas marginadas de la producción y por tanto del consumo. La producción capitalista exigía una mano de obra joven, calificada, rápida, fuerte, capaz, sana y adaptable, exigencias que las personas mencionadas frecuentemente no podían aportar. Hoy en día sin embargo, debido a las nuevas tecnologías, a la concentración de la producción y a la distribución geográfica de la misma, muchas personas jóvenes, altamente cualificadas y capaces de trabajar mucho y bien se quedan también sin trabajo. Con lo que el problema de acceder a los ingresos necesarios se agrava para capas cada vez más amplias de la población, y por lo tanto, también el problema de la marginación social.

Las personas marginadas que componen todos estos grupos presentados anteriormente se ven obligadas a olvidarse de su condición de “individuos autónomos“1 y situarse en la condición de “miembros de”, posición subordinada desde la cual tendrán acceso a la esfera del consumo por estar en relación de dependencia con respecto la población-mercancía, ya sea mediante el apoyo de la familia, el estado o las organizaciones caritativas. Esta condición de subordinación que muchas personas se ven forzadas a aceptar para sobrevivir se convierte en una verdadera bomba psicológica que, en muchos casos, se convierte en una fuente de frustración y tristeza vital, agravada por la concepción social que tiende a menospreciar a todos aquellos que no trabajan en las condiciones que el capitalismo ha diseñado o dependen de los programas de atención social o de la caridad para poder subsistir.

La circulación capitalista de mercancías

En el funcionamiento de la sociedad capitalista se observan dos circuitos principales:

Gráfico 3. El proceso de circulación del capitalismo.

Gráfico 3. El proceso de circulación del capitalismo.

  • Encontramos el circuito que se inicia cuando los trabajadores venden su fuerza de trabajo a cambio de un salario que les permitirá acceder al mercado y comprar aquellos bienes y servicios necesarios para satisfacer sus necesidades. Esquemáticamente podríamos caracterizar este circuito como un circuito Mercancía (M) – Dinero (D) – Mercancía (M) ya que el trabajador intercambia una mercancía (su fuerza de trabajo) a cambio de dinero (el salario) para comprar nuevas mercancías (bienes y servicios necesarios para vivir). En este caso el dinero actúa simplemente como medio de intercambio y la finalidad no es otra que el consumo final del valor de uso2 de las mercancías adquiridas en el mercado. Otro punto importante es darse cuenta que en este circuito se intercambian mercancías para su uso, y por tanto no se puede producir enriquecimiento ni acumulación3.
  • El otro circuito de integración en la sociedad capitalista es el que se inicia cuando el dinero funciona como capital, de ahí que este circuito también reciba el nombre de circuito del capital. Es el circuito fundamental que marca la evolución de las sociedades capitalistas. El capitalismo consiste esencialmente en que unas personas que tienen dinero D (no entraremos en el tema de porqué lo tienen ellas) lo utilizan para comprar medios de producción (edificios, materias primas, maquinaria, etc.) y contratar a trabajadores a los que les pagan un salario. Son los capitalistas. Establecen empresas en las que se producen mercancías M que se venden en los mercados, y, en condiciones normales, proporcionan con su venta más dinero del que tenían al principio D’. Se genera así un círculo que, en principio, crece continuamente. En este circuito D – M – D’ se produce por lo tanto enriquecimiento y acumulación de riqueza. El proceso de acumulación es central en el capitalismo y éste no podría entenderse sin la acumulación. Tal es así que incluso el propio sistema se encarga, a través del mecanismo de la competencia, de eliminar aquellos capitalistas que no son suficientemente competitivos, que no realizan con bastante éxito el proceso de acumulación siendo absorbidos por los capitalistas más eficientes.
Circuito de acumulación del capitalismo

Gráfico 2. Circuito de acumulación del capitalismo

Las leyes sancionan que el capitalista, porque es el propietario del capital y lo utiliza para el proceso productivo es también el propietario de la empresa, quien tiene el derecho a tomar las decisiones, y el que se queda con la propiedad de lo que se produce, se vende y el beneficio que se obtiene. El capitalista es el dueño y todo lo demás está subordinado a él. Podría ser distinto y que las decisiones se tomasen conjuntamente entre quienes ponen el capital y quienes ponen el trabajo, o las tomasen sólo los que trabajan, pero no es así, sino que las leyes sancionan que el propietario del capital es propietario de todo lo demás. Los trabajadores están totalmente subordinados a las decisiones de los capitalistas y en las empresas no tienen derecho ninguno más que a percibir su salario. Por eso la sociedad capitalista implica una división en clases sociales: los propietarios del capital, que tienen todos los derechos en la empresa, y los trabajadores que sólo tienen derecho al salario. Esto lleva al conflicto entre ambas clases, que se suelen organizar de forma colectiva para defender sus derechos. Según el poder relativo que logren en distintos periodos la situación es más o menos favorable para cada clase, aunque en el capitalismo la clase trabajadora estará siempre subordinada a los propietarios del capital. Existen además las personas que no pueden trabajar por diversas razones que tienen que vivir dependiendo de quienes trabajan y a las que ya hemos hecho referencia anteriormente.

El objetivo de la actividad de los capitalistas, la razón de ser de su actividad, es la diferencia entre el dinero del principio y el dinero del final del proceso productivo. Lo que se llama beneficio. Es decir, utilizan su capital y el trabajo de los asalariados para obtener un beneficio para ellos. El proceso productivo genera nuevo valor y éste legalmente corresponde al capitalista.

El capitalismo tiene que crecer siempre para que funcione bien. Una gran parte de los beneficios de cada periodo (generalmente se considera un año) se vuelven a utilizar para ampliar las empresas o generar otras nuevas, y este proceso recibe el nombre de acumulación o inversión. Esto es una exigencia en el capitalismo. Por una parte porque para los grandes capitales los beneficios son tan grandes que los capitalistas difícilmente los podrían gastar en su propio consumo, pero por otra parte y sobre todo, porque los capitalistas compiten entre sí para obtener beneficios y si no acumulan (invierten) en expansión o mejoras tecnológicas pronto los otros capitalistas que sí acumulan les comen el mercado y los que no invierten languidecen y con el tiempo desaparecen. El capitalismo necesita crecer siempre, y si no crece es cuando se dice que está en crisis.

En su búsqueda permanente de beneficios el capitalismo acude siempre allí donde los beneficios son mayores. Reajusta su capital de un sector a otro para acudir allí donde puede obtener beneficios mayores. Por eso el capitalismo es un sistema muy dinámico, pues esta permanentemente buscando el mayor beneficio. Abandona los sectores que le dan poco beneficio e invierte allí donde éstos son mayores. Claro que esta dinámica no puede ser instantánea pues el capital está invertido en edificios, maquinas y sistemas productivos, y necesita tiempo para amortizar los sectores viejos y pasar a los nuevos, pero el movimiento de paso a los sectores más rentables es constante.

La importancia de la producción

Hemos dicho anteriormente, pero, que en el intercambio no hay posibilidades de acumulación, de enriquecimiento.

Gráfico 4. La creación de valor.

Gráfico 4. La creación de valor.

¿Dónde se produce pues este nuevo valor? Esta producción de nuevo valor, y en consecuencia la ganancia, se lleva a cabo en la fase de producción. Para entender cómo se produce este incremento de valor en la producción hay que entender que la fuente del valor no es otra que el trabajo. La fuerza de trabajo tiene una consideración doble en tanto que no es posible separarla completamente del trabajador, de la persona que la posee. Por tanto, la remuneración de la fuerza de trabajo (el salario), como en el caso de cualquier otra mercancía, no es otra cosa que el coste de reproducción del trabajador como tal. Es decir, el mínimo necesario para que pueda seguir trabajando día a día y para que por otra parte puedan producirse los trabajadores del mañana, sus hijos que le deben reemplazar como trabajadores del futuro4. Pero, la fuerza de trabajo tiene una segunda particularidad importante, y es que gracias al aumento de la productividad del trabajo permite producir más bienes y servicios de los que necesita el trabajador para reproducirse como tal. En otras palabras, permite producir más valor del que se emplea en su mantenimiento y reproducción.

Tenemos pues que el trabajador produce más valor que el que cuesta. Es aquí donde se produce el nuevo valor, donde se añade valor a la economía. Esto quiere decir que podríamos dividir su jornada laboral entre el trabajo que necesita para mantenerse él y su familia y el trabajo excedente (es decir, el que realiza por encima de su coste de reproducción). Esta división se convierte en el capitalismo en trabajo pagado (aquella parte de la jornada laboral hasta producir mercancías por valor del su salario) y trabajo no pagado (el valor de las mercancías producidas hasta el final de la jornada laboral). Este excedente, al cual denominamos plusvalía o plusvalor, es apropiado por los propietarios del capital y es la fuente de la ganancia capitalista.

La circulación y la producción

Vemos pues que la fuente de la plusvalía, y por lo tanto de la ganancia, se encuentra en la producción. Esto no significa, sin embargo, que la fase de circulación del capital no sea importante. Hasta el momento de la venta final, la plusvalía está materializada en mercancías, pero las mercancías no son útiles para el capitalista, que lo que busca es dinero y por tanto el proceso de circulación deviene crucial para el capital. A pesar que en la circulación, en el intercambio, no haya posibilidad de acumular nuevo valor, de producir plusvalía, la circulación es imprescindible para el capital ya que es la que se encargara de materializar esta plusvalía de nuevo en dinero y hacer aflorar por lo tanto el beneficio. Al mismo tiempo, sin embargo, la circulación del capital es un proceso enormemente frágil y el capital puede encontrarse obstáculos o dificultades a la hora de pasar de la forma mercancía (producto) a la forma dinero. Precisamente cuando el capital no puede pasar de una forma a otra, o tiene muchas dificultades para hacerlo es cuando hablamos de crisis.

Hemos llegado pues, a una nueva definición de crisis. Si anteriormente definíamos las crisis como la interrupción de los flujos económicos, ahora, utilizando los conceptos que hemos introducido podemos definir la crisis como una situación en la que se produce una interrupción, o se obstaculiza el proceso de circulación del capital. Es decir, que el capital no puede avanzar entre sus distintas formas, dinero, medios de producción (fábricas, maquinaria, materias primas), mercancías, etc., hasta llegar de nuevo a la fase dinero.

El papel del Estado

El Estado juega un papel clave en la organización del capitalismo. A grandes rasgos podríamos decir que su papel fundamental no es otro que asegurar la reproducción del sistema existente, el desarrollo con éxito del proceso de acumulación capitalista. Este papel de apoyo al proceso de acumulación el Estado lo garantiza fundamentalmente a través de su intervención en la economía, dando apoyo directo o indirecto (vía infraestructuras, por ejemplo) a los procesos productivos, a través de la legislación y a través del control y la represión de todo aquello que pueda perturbar el buen funcionamiento de la sociedad capitalista.

No obstante, para que la población acepte el capitalismo como modo de producción hegemónico el Estado se ve obligado a dedicar una parte de sus recursos a lo que se conoce como “legitimación”, lo que supone sufragar ciertos gastos de contenido social (pensiones, sanidad, educación, subsidio de paro, asistencia social, etc). Es lo se conoce como el Estado del Bienestar. A través de éstos instrumentos de legitimación mucha población que se ve expulsada del proceso productivo conseguirá los recursos necesarios para poder comprar en el mercado aquello necesario para satisfacer sus necesidades (si bien siempre en niveles mínimos). Se debe tener en cuenta que, en la mayoría de procesos propios de la función legitimadora del Estado, también se encuentra presente la centralidad del mercado de trabajo por el hecho que muchos de los subsidios ofrecidos por el Estado están sujetos a haber pasado previamente por el mercado de trabajo. Así, por ejemplo, los subsidios por desempleo, las bajas por enfermedad o las pensiones de jubilación dependen de haber sido asalariados durante un tiempo determinado, de haber sido individuo-mercancía. Incluso, los llamados subsidios no contributivos, en principio desvinculados de la esfera laboral, también se encuentran plenamente vinculados con el trabajo asalariado dado que, en muchos casos, se exige una “prueba” de que ninguna empresa está dispuesta a contratar a esta persona, o, también, a menudo, el hecho que una persona beneficiaria del subsidio rechace una oferta de trabajo puede significar la pérdida de aquel. Para todas aquellas personas que por distintas razones tienen negada la vía de inserción al consumo también a través del mecanismo del Estado del Bienestar, a menudo por el hecho de nunca haber podido ser asalariados, convertirse en individuos-mercancía, solo les quedan las instituciones caritativas como último recurso par obtener algún dinero que les permita poder convertirse en consumidores. Vemos pues como la marginación y la pobreza no son circunstancias naturales ni fruto del azar sino que son consecuencia directa del propio funcionamiento del sistema capitalista que, en su dinámica productiva, se encarga de cribar a la población usando solo para ser explotada aquella parte que ofrece las garantías de una mayor utilidad productiva. Para la población totalmente excluída solo queda como mecanismo de subsistencia la caridad de la “buena gente”.

El dinero y el sistema financiero

El capital que se mueve más fácilmente es el que se encuentra en forma de dinero, no invertido en fábricas o en empresas, es lo que llamamos capital financiero. El capitalista necesita tener una parte de su capital en dinero, para poder operar fácilmente con él, pero por otra parte, el capital tiene que estar invertido en el sistema productivo porque el capital dinero sólo no produce nuevo valor (el dinero sólo no aumenta). En el conjunto de la sociedad existe el capital productivo (invertido en empresas de productos o servicios) y el capital financiero (el que está en dinero).

En la vida económica moderna nos encontramos con que hay empresas productivas y empresas financieras, que son las que obtienen sus beneficios negociando con el propio dinero: los bancos, las cajas de ahorros, algunas cooperativas de crédito, las compañías de seguros y la Bolsa y los valores que se negocian en ella. En lo que sigue al referirnos a ‘los bancos’ estamos refiriéndonos al conjunto de todas estas instituciones financieras. Las empresas productivas utilizan el dinero que les prestan las financieras para operar con él y éstas reciben un interés o un beneficio por el dinero que prestan a las primeras.

La vida económica moderna está montada sobre los mecanismos del crédito. Las empresas operan en una gran parte a crédito y también los consumidores compran muchos productos a crédito. De modo que el crédito es la gasolina que hace funcionar el capitalismo.

¿Cuál es el mecanismo de creación del dinero y el crédito? Muy esquemática y sencillamente5 se puede explicar así: El negocio de los bancos consiste en prestar dinero a las personas y empresas que lo quieren y pueden presentar garantías y cobran por ello. Al banco le interesa prestar dinero a los buenos clientes pues esto es su negocio. Por otra parte, las personas y los empresarios que tienen dinero para ahorrar lo llevan a los bancos donde lo dejan en diversas modalidades de cuentas (depósitos). A cambio los bancos les dan un interés, generalmente bajo. Los bancos tienen ese dinero para operar con él. Y sobre la base de ese dinero, van a generar los créditos, pero en mucha mayor cantidad que los depósitos que constituyen su base, de la forma siguiente: Cuando los empresarios que necesitan dinero para operar o los consumidores que quieren comprar a crédito vienen al banco a pedirlo, los bancos saben por experiencia histórica que todos los que les han dejado sus ahorros (los depositantes) no van a venir a pedir el dinero a la vez, así que prestan más dinero del que tienen en su caja. Sobre este elemento y por medio de todo el desarrollo de un muy elaborado sistema financiero (relaciones de los bancos entre sí) que se ha ido creando a través de los siglos, pueden dar y dan muchos más créditos que el dinero que tienen depositado. Apoyándose en la confianza que los depositantes tienen que el banco siempre les devolverá su dinero si lo desean. La creación de crédito (que es creación de dinero) en la actualidad se apoya en la confianza en las instituciones financieras. Así los bancos pueden ganar mucho más dinero que si sólo dieran créditos por la cantidad que les han llevado los depositantes. Es lo que se dice el multiplicador del crédito. Que, además, en la actualidad puede multiplicarse por muchas veces pues los bancos han ido generando muchos nuevos sistemas para expandir los créditos que pueden conceder. La economía funciona cada vez más a crédito y la cantidad de créditos se expande enormemente.

Hay un banco central (suele ser un banco público, del estado, aunque en algunos pocos países es privado) que controla esta dinámica del crédito para que no se desborde6. Sin embargo, cada vez más, la complicada elaboración de las operaciones de los bancos privados (comerciales y de inversión) hace más difícil el control por parte de los bancos centrales. Y mucho más todavía porque desde los años sesenta la política económica neoliberal ha ido eliminando los controles financieros que estaban establecidos por los bancos centrales. Por lo que al banco central le es cada vez más difícil controlar lo que hacen los bancos privados. Y las operaciones crediticias se han ido expandiendo enormemente, como veremos.

El lograr un beneficio es el motor de la actividad económica, el crecimiento y la expansión del capital lo que permite que ésta aumente, y el crédito la gasolina que permite dicha actividad para que, por medio del trabajo humano, que es el elemento esencial de la creación de valor, se obtenga cada vez más riqueza.

La política económica

El capitalismo para lograr sus objetivos utilizará en cada momento histórico la estrategia económica que más le convenga y la que le permita la composición de las fuerzas sociales. Ya hemos dicho que el capitalismo crece permanentemente (excepto en periodos de crisis) y las empresas más potentes se hacen cada vez mayores. Gradualmente estas grandes empresas van operando en más y más países y son conocidas como empresas transnacionales. En toda su historia, pero especialmente desde la crisis de los setenta, impulsado por la necesidad de crecer siempre que hemos comentado, el capitalismo y en particular estas empresas transnacionales están intentando operar en el mundo entero. El capitalismo de siempre ha sido internacional, pero a medida que crece necesita ocupar más y más espacios para obtener en todo el mundo los beneficios que necesita. Es esto a lo que desde los años noventa han llamado globalización: la conveniencia para el capital, y su capacidad, para expandirse por todo el mundo a través de la actuación de las empresas transnacionales7.

Además, esta expansión se va a realizar en condiciones muy favorables a los intereses de los capitalistas. La crisis de los setenta se debió, como todas, a una multiplicidad de elementos: el agotamiento del modelo de crecimiento del largo periodo exitoso anterior, al aumento que los trabajadores habían logrado de sus salarios reales y condiciones laborales en dicho periodo, el brutal aumento en el precio del petróleo y otras materias primas, etc., todo ello condujo a la consiguiente disminución de la tasa de beneficio y a la crisis.

La crisis de los setenta, que debilitó intensamente a los trabajadores y sus representantes8, facilitó el desarrollo de teorías que suponían un cambio radical en la política económica a favor de los intereses del capital. Apoyándose en las ventajas que permitían la operación mundial del capital, la competencia global y la potencia de las nuevas tecnologías (como un ‘círculo virtuoso para el capital), junto con el debilitamiento e integración de las fuerzas populares, con la ayuda de las instituciones internacionales y los gobiernos, los grandes capitales mundiales lograron ir imponiendo una estrategia muy favorable para ellos que permitía la rápida recuperación de la tasa de beneficio. Es la conocida como estrategia o política económica neoliberal.

Ya se ha comentado más arriba acerca del papel del Estado. Todas las sociedades modernas tienen una parte formada por los intereses privados, a lo que se llama mercado, y otra formada por la gestión de los intereses colectivos que es lo que llamamos estado. La política económica neoliberal concede preeminencia absoluta a los intereses privados de la sociedad, a lo que denominan mercado, subordinando a éste el sector público, al estado. Consideran que si los intereses privados —sobre todo las empresas, pero también los consumidores— hacen cada uno lo que a ellos les conviene, el resultado será lo mejor para todos. Si a los grandes intereses económicos les va bien, ellos invertirán, comprarán el trabajo de más gente para que produzca para ellos (lo que llaman generar puestos de trabajo) y pagaran impuestos, de forma que del bienestar de los ricos, goteará el bienestar para los trabajadores y las clases populares9. El ‘estado’ tiene que actuar para favorecer que esos intereses privados hagan lo que desean. No hay que pensar que el neoliberalismo propugna que el estado no tiene que actuar, sino que quiere que el estado actúe para favorecer a dichos grandes intereses privados.

Para lograr mejor sus intereses estos grandes intereses económicos, las instituciones internacionales y casi todos los gobiernos plantean una política económica basada en cuatro ejes principales:

  • La liberalización. La libertad de comerciar e invertir en todo el mundo. Para poder realizar todas las transacciones económicas que les convenga sin trabas ni problemas en las fronteras; para poder comerciar e invertir en el mundo entero sin controles impuestos por los países. Se considera que la competencia entre las empresas de los distintos países es favorable para todos y que los estados deben favorecer que las empresas avancen en esta dirección.
  • La privatización. Ya sabemos que el capital necesita cada vez más ámbitos para obtener beneficios. Por ello trata de ocupar todas aquellas actividades económicas que en algún momento ha tenido el Estado, privatizando las empresas públicas que puedan proporcionar beneficios. En una primera etapa del neoliberalismo privatizó las empresas de producción de mercancías (electricidad, automóviles, siderurgia, etc., etc.) pero, absorbidas la mayoría de ellas, trata ahora de privatizar los servicios sociales (salud, educación, pensiones) para obtener beneficios de todo ello.
  • La desregulación. Las normas que intentan controlan la actuación del capital le estorban a éste. Por lo que pretende eliminar todas las normas que le exijan una actuación especifica, como controles de movimientos de capital, regulaciones laborales como condiciones y jornadas de trabajo, salario mínimo, controles de salud a e higiene, sanitarios de los alimentos, controles en fronteras, controles ambientales. Es decir, pretende que le dejen hacer lo que él quiere sin ningún control social, y para ello se trata de eliminar al máximo cualquier tipo de normativa que hayan establecido los estados.
  • Un mercado laboral flexible y austero. No podía faltar el aspecto más importante para el capital, que es presionar siempre para que el trabajo sea lo más barato posible. Es decir, obtener del mismo el máximo beneficio, la máxima plusvalía, mediante los salarios más bajos posibles, condiciones de trabajo más flexibles (que quiere decir despido libre y trabajo en precario) y, en general, conseguir dominar a los trabajadores convenciéndoles a ellos y a los dirigentes sindicales que las cosas son así y no pueden ser de otra manera.

Como un elemento adicional importante puede señalarse que se estableció también una filosofía —y en el caso de la Unión Europea límites cuantitativos precisos— que limitaba fuertemente el gasto del Estado para ciertos objetivos y establecía una fiscalidad regresiva que suponía una gran ventaja fiscal para los más ricos —lo que facilita la acumulación en su beneficio— junto a una tendencia al aumento de los impuestos indirectos que gravan ‘igualmente’ a ricos y trabajadores haciendo que sean éstos últimos quienes habrán de soportar la financiación del gasto público.

Estos elementos se combinan y refuerzan entre sí y han dado lugar a una etapa muy favorable para el capital mundial y fuertemente perjudicial para los trabajadores. Porque no es verdad que proporcionan el bienestar para todos. La liberalización sólo favorece a las empresas más potentes del mundo y a las empresas transnacionales, pues en los países pobres hay muy pocas empresas (si hay alguna) que pueden competir con las de los países ricos, y a menudo son propiedad de los capitalistas de los países centrales, por lo que siguen la estrategia que les conviene a ellos y no la que conviene a los países pobres. La privatización sólo consigue apoderarse de un patrimonio que era público y no es verdad que las empresas productivas privadas son más eficientes, mientras que la privatización de los servicios sociales sólo redunda en graves perjuicios para la población en general y especialmente para los más pobres. La desregulación permite que el capital haga lo que quiera sin ningún control —en la crisis financiera actual la desregulación de los controles de capital ha sido un agente crucial de la misma— y la privatización de los servicios sociales es un desastre para la ciudadanía; por no insistir en las graves consecuencias de la flexibilidad (precariedad es su verdadero nombre) de los mercados laborales y la austeridad salarial que ha supuesto que en los últimos treinta años los salarios de los trabajadores de los países ricos hayan disminuido en términos reales y las condiciones de trabajo se hayan deteriorado sustancialmente. Mientras que los sistemas fiscales son cada vez más injustos y orientados a satisfacer las necesidades del capital.

Esta comprobado y es bien sabido que los treinta últimos años en los que ha dominado en el mundo la política económica neoliberal, en general los trabajadores y las clases populares han visto deteriorarse gravemente su situación salarial y social. Sin duda hay una minoría que ha mejorado por muy diversas razones, pero en conjunto, los salarios y las condiciones de trabajo han empeorado seriamente, se está produciendo un importante aumento de la desigualdad entre países y entre la ciudadanía del mundo y de cada país. Cada vez más hay unos pocos que son muy ricos y absorben una parte mucho mayor de la riqueza producida por los trabajadores de todo el mundo, mientras los trabajadores ven deteriorarse su situación, y en los países pobres la situación empeora. En este contexto hay que situar la crisis actual.

Notas

1. A no confundir con los ‘trabajadores autónomos’ que, en principio, son aquellos que no son asalariados sino que trabajan por su propia cuenta; aunque veremos que esta definición se está utilizando falazmente.
2. Valor de uso es la utilidad que tienen las mercancías para cubrir una necesidad o un deseo.
3. Puede darse el caso que el trabajador no consuma todo su salario en bienes y servicios y que destine una parte al ahorro. Pero este ahorro en el fondo no es más que consumo del mañana y, por lo tanto, no altera fundamentalmente el análisis.
4. Esto no excluye que en algunos casos, especialmente en los países centrales, el salario esté por encima de este coste de reproducción de la fuerza de trabajo. Esto permite aumentar el nivel de vida de la clase trabajadora y al mismo tiempo permite generar una mayor demanda para las mercancías producidas.
5. Todos estos temas se han de elaborar mucho más, pero aquí sólo describimos los elementos más esenciales.
6. Porque los bancos privados al hacer su negocio con los créditos tienen interés en dar el máximo de créditos posibles; aunque también saben por experiencia que no deberían traspasar ciertos límites si quieren seguir siendo solventes.
7. No hay que pensar, sin embargo, que con la globalización todos los países serán iguales. El capitalismo se expande por todo el mundo con su forma de hacer, para lograr un beneficio para él, y eso es perfectamente compatible con que unos países sean ricos –donde está el centro del capitalismoy muchos otros pobres, donde se expande para obtener beneficio para los capitales de los primeros.
8. Por una parte, Tatcher en Inglaterra y Reagan en Estados Unidos llevaron a cabo una durísima batalla, que ganaron, para destruir a los sindicatos más combativos; por otra, parte, el ‘contrato social’ que había regido desde el final de la II G.M. integro a muchos líderes sindicales y políticos en las ideas conservadoras y debilitó fuertemente las posiciones de lucha de clases.
9. Ignorando que estos trabajos en muchas ocasiones son precarios, de malas condiciones, de salarios muy bajos.