Cuadro 2. Estructura de los impuestos directos